viernes, 15 de febrero de 2019

Ni suevos ni alanos


Algunas muestras de vandalismo, obra de los descerebrados de turno.


-Bancos en la Estación de Cercanías del Portillo. Septiembre de 2014. 


 
✧✧ ✧✧

 
-Bancos rotos en el mirador del Náutico (por llamarlo de alguna manera), en el paseo de Echegaray y Caballero. Durante los Pilares de 2016.


✧✧ ✧✧



-Seto quemado, de propiedad particular, en la calle Monasterio de Santa Lucía. Abril de 2017.




✧✧ ✧✧



-Fuente arrancada en el Parque de La Aljafería. Agosto de 2018.

Se me olvidó quitar la fecha impresa.


El parque infantil tampoco se libra de las pintadas.

Unos días después seguía igual.


























































✧✧ ✧✧

Otros ejemplos anteriores: Daños colaPilares y Todos los Pilares...



domingo, 10 de febrero de 2019

Bizcocho radical


¿El molde para las raíces será uno clásico de metal o uno moderno de silicona?




Detalle del tronco.



A la sombra del chopo.

El Ebro, el Puente de Santiago, el Pilar, San Juan de Los Panetes y La Zuda.


Chopo en el embarcadero de Servando Monterde Máñez.



Flânerie de septiembre de 2018.

Sin perder los estribos

          Fauna residente en el Puente de Piedra y aledaños durante la crecida de abril de 2018.
 

-Aguas arriba
 

Ánade macho posado en los estribos o contrafuertes del puente.


El Ebro no guarda silencio al pasar por el Puente de Piedra.

Palomas mirando cómo se inunda la Arboleda de Macanaz.
Una lavandera no me pierde de vista.



Otra lavandera.





 

  
✧✧✧✧ ✧✧✧✧



-Aguas abajo

Con o sin crecida, aquí siempre hay palomas. Un par de patos miran corriente abajo.

Al fondo, el Balcón de San Lázaro. El camino de debajo del puente, intransitable (salvo para la fauna fluvial). Cada crecida es un espectáculo para los paseantes.

Estos contrafuertes, y antiguas construcciones habitadas (como se aprecia aún en fotografías de finales del XIX y principios del XX) , son una atalaya extraordinaria para las ánades. Mismo estribo que en las dos fotos anteriores.

La Seo al fondo.



Una paloma y el Pozo de San Lázaro.



Muro del Balcón de San Lázaro. Las palomas se sienten amenazadas por el agua.


 
Mosqueando a las grajillas y a las ratas con alas del muro, desde el mismo Balcón de San Lázaro.





martes, 5 de febrero de 2019

Demasiado diáfana

          No sé qué tiene la pared norte de la Lonja, que las autoridades y sus adláteres no se resisten a obstaculizar su vista con objetos varios.

Muy discreto, sí, el aparcamiento provisional de bicis.

Qué bonita es la torre de La Seo.


A mi cámara le encanta potenciar el rojo y me obliga a bajarle los colores y los humos.



           Lástima que yo no pueda multar, porque me pondría la botas: los vehículos relacionados con las autoridades deberían dar ejemplo. Los multaría por atentado al patrimonio, por contribuir al deterioro de las baldosas de la plaza (sin nombre, que yo sepa), por transitar en una zona peatonal, por agresión estética y porque yo lo valgo. Parece que no fue suficiente cargarse los restos arqueológicos de la plaza del Pilar para hacer el párquin.

          Afortunadamente, son invasiones temporales. Esperemos que no planten un mamotreto fijo que estropee definitivamente su visión, como el Cubo del Foro que tapa parcialmente La Seo. ¡Cuanto mal ha hecho la pirámide del "Lúfr" en la arquitectura de épocas pasadas!

          Las primeras imágenes son de una neblinosa manaña prepilares de 2018 y la última, de San Valero de 2019.

lunes, 4 de febrero de 2019

Reclamo zoomorfo policromado


El cachirulo facilita la integración local de la cebra, aunque la crin del cuello dificulta hacer el nudo.

Este tipo de reclamos están en la puerta como esos vendedores de toda la vida que se aburren y salen al portal de su negocio a despejarse y a ver qué se cuece en la calle.


El Día de San Valero estaba encerrada, la pobre, y probablemente con ansiedad por separación.




Fotografías de octubre de 2018 y enero de 2019 en la calle San Jorge, n.º 22.

Otra colega suya, cachirulo incluido, en Vamos de escaparates.

domingo, 3 de febrero de 2019

Órganos fructíferos del hongo


Setas de chopos.

Cerca del Pabellón-Puente. Noviembre de 2016


Con las sempiternas toallitas degradadoras del medio (que no biodegradables) colgando.


 
✧✧✧✧ ✧✧✧✧


En uno de los accesos al camino de tablas de la Playa de los Ángeles (entre el Puente de La Almozara y la Pasarela del Voluntariado). Octubre de 2017


La Pasarela del Voluntariado al fondo.







✧✧✧✧ ✧✧✧✧


En la margen derecha del Ebro, frente a la Expo. Octubre de 2017



Contraluz con flash.




✧✧✧✧ ✧✧✧✧


De camino al Barranco de la Muerte. Diciembre de 2017



Al fondo, el Canal Imperial.


Miedo me da volver por allí, porque los árboles singulares van desapareciendo a tal velocidad, que a la publicación del Ayuntamiento (ver enlace abajo) deberían retitularla como Árboles centenarios en proceso de extinción en Zaragoza.



✧✧✧✧ ✧✧✧✧


En el soto del meandro de Ranillas, frente a la Isla de los Pájaros (mejana). Diciembre de 2018


Bajo la rama más gruesa de la derecha.

Bajo la rama más gruesa de la izquierda.





✧✧✧✧ ✧✧✧✧


Ver otras entradas con micología arborícola en Troncos choperos y seteros y Calle Cisne.